ramon ros

El instructor es un tipo genial. El barco es muy bonito, amplio, limpio y con todas las medidas de seguridad al día, lo único mal fue el mar en el viaje de ida, pero es una variable que no se puede controlar, aun así el Catamarán navega de cine. Altamente recomendable.