rafa benitez

La experiencia me ha parecido buena ya que hemos aprovechado la experiencia y el buen hacer de nuestro monitor “NINO” haciendo de la navegación un recreo y recordándonos tantas normas y palabras que ella requiere, así como la armonía y el saber estar de toda la tripulación. En conclusión puedo decir que ha valido la pena saborear una nueva experiencia que aporta sabiduría al navegante.